Segundo concierto I Ciclo Illora Rock



Inner + Exile + Holocausto + El Abuelo Bisiesto.
Sala Almogafer, 22:00 horas.
Illora, Granada, 12 de Abril del 2008

Guerreros del metal en el desierto granadino

La noche del 12 de abril en Illora confirmó un clamor a voces: el excelente nivel actual de la escena metálica granadina y la media baja atención del público, medios (sorprende la no inclusión del concierto en la agenda oficial de la escena granadina…leáse Ideal evasión, etc) e instituciones en general.

Iniciativas como la de Illora, en este caso apoyada por el Ayuntamiento local y la producción de musicasdelponiente animan la escena dentro de un panorama general que vuelve la espalda a una cantera amplia y experimentada de músicos, que anoche demostraron ideas, variedad estilística y solvencia profesional.



Un concierto que inició INNER con su propuesta de metal actualizado con firmes referencias del elenco internacional. Melodías vocales se quedan a la primera, trallazo guitarrero con arreglos y sonido moderno, se añadieron a puesta en escena, actitud, sonido profesional que definen una banda a tener en cuenta muy en breve, si tienen suerte, a nivel nacional. Llantos de Soledad o Cambio (simplemente impactante) son temas de su último trabajo 2008 de gran producción profesional y buenas perspectivas de llegar seguro a públicos más amplios y no tan especializados. Más aún viendo la juventud de sus miembros.

EXILE convencen desde la intro como veteranos del género que son. Juanma Ponce y Agustín Puertas mantienen la estela de los pioneros de la generación trasher 90 granadina. Tienen la experiencia de un manejo instrumental preciso, sin grandes artificios pero para qué, teniendo temas como Instinto de su trabajo debut Déjame Caer (2007), de esos que recuerdas tras la primera escucha (atención; casi 3000 escuchas en my space). Lirismo y melodías erizantes, control de los tiempos y volúmenes, un frontman llamado a ser un referente de la escena y una pegada rítmica muy sólida… auténticos en el escenario ¿para qué ser hipervirtuosos como abunda en bandas de mucho nombre pero absolutamente aburridos¿.

La vertiente más trash y de presión sonora de la noche era obviamente HOLOCAUSTO. Una base rítmica como la de la banda motrileña, da para ofrecer decibelios al espectador o jurado más desconfiado y llevarse algunos concursos de prestigio andaluz no precisamente del género metalero. Y claro, lían un trallón que teniendo un guitarrista y un cantante tan brutales, hasta el espectador más moderno sober.. cito del ambiente no le pasa en absoluto desapercibido.

EL ABUELO BISIESTO cerró la noche demostrando tablas más que sobradas y una propuesta muy original que mezcla el recuerdo de la etapa gloriosa de los 80 y el metal de largos desarrollos instrumentales y perfecta ejecución. ¿Armonías vocales y dobles guitarras a lo thin lizzy mezclado con rock andaluz, pero además con pasajes trash americanos y un teclista de élite purpleliano¿ Pues si es posible en el sur, y más si hay recursos técnicos de músicos experimentados.

Claro, pero en Andalucía a estos grupos de pelúos como dicen en graná, que en Europa serían profesionales bien pagados con más de 100 galas al año, se les niega el pan y la sal bajo el principio lolailo del previsible y petardillo éxito radiofórmula canal fiesta¿. Por cierto, en donde con el dinero público se promociona a quien paga desde determinada industria del flamenquito bien avenido con Sevilla.

Esto no es baladí. Si se apostara por la diversidad comercial y los nuevos talentos roqueros en Andalucía, permitiríamos la creación de numerosos empleos directos o indirectos como alternativa al paro especialmente lacrante entre los jóvenes andaluces, que no son todos 0T y flamenquitos melendis. No es el caso de países donde el rock no sólo es una cultura sino también una industria estratégica.

Pero esto es la tierra del chavico y mejor que inventen otros. Más de 200 grupos existen actualmente en Granada y disponen cada vez de menos oportunidades comerciales o profesionales, dado el bajón de público general y que seguro procede de la escasa cultura y promoción musical del entorno y la escasa apuesta municipal o de la junta. El buen rollo entre las bandas que se observó anoche permite aventurar al menos mejores tiempos que otras épocas de ir cada uno a su bola.

El tema es que anoche por lo menos hay esperanza para el metal y rock granadino; estos penúltimos guerreros del desierto músico-cultural que tenemos en los pueblos granadinos, demostraron que están bien acorazados, llevan buenos caballos y lanzas y mantendrán la llama del fuego hasta que Odín recupere el trono secuestrado por los andy y lucas y sus esperpentos clónicos.


Redacción: El Juglar Metálico



Más imágenes:






Publicado por José Francisco Romero Sánchez el 14 Apr 2008




COMENTARIOS





AÑADIR COMENTARIOS

Necesitas estar registrado e identificado para poder añadir comentarios.