Ceporrock 2006 - El Toboso



Son las 20 horas del 19 de agosto de 2006. El Toboso es una villa en pleno corazón de la mancha donde por sus míticas calles se respira tranquilidad, felicidad y paz, pero eso sí, todo el ciudadano allí existente sabe que esa no es una noche cualquiera, es la noche del CEPORROCK,


Son las 20 horas del 19 de agosto de 2006. El Toboso es una villa en pleno corazón de la mancha donde por sus míticas calles se respira tranquilidad, felicidad y paz, pero eso sí, todo el ciudadano allí existente sabe que esa no es una noche cualquiera, es la noche del CEPORROCK, el primer festival montado en dicha localidad con temática musical dentro del rock en sus diversas expresiones.

Una vez llegamos al pueblo todo el mundo era consciente de la importancia del evento llevado a cabo con ilusión por gente de El Toboso, y todos insisten en que esa noche había un acontecimiento para ellos. Nos alojamos en el hostal Dulcinea (curioso), con un no menos curioso portero o guarda (os aseguro que lo vimos durante 24 horas en el mismo sitio, ¿era un muñeco¿). Para llegar al lugar del evento, nos costó lo suyo, porque buscábamos el hospital, pero no sabíamos que era el nombre de la guardería, con lo que de hospital, ni rastro. Por fin, la música nos llegó a los oidos, eran las 23 horas y llegamos al lugar donde acababan de empezar Alma, una banda de heavy-rock con una formación bastante fuera de lo normal (batería cantando entre otros) y con una variedad de versiones demasiado amplia quizá (Saratoga, Triana, Acdc, etc.). Sin demasiado éxito debido al mal sonido del inicio pasaron ante la mirada de unas 300 personas de todas las edades allí presentes. Era curioso que había muchísima gente mayor de 65 años y tenían pinta de estar allí tan ilusionados como los de menos de 18.





A continuación un grupo llamado Elscondite, procedentes del vecino pueblo de Alcázar de San Juan, nos ofrecieron algo más popero y comercial con temas de Los Rodríguez o Fito entre otros. Banda con un vocalista algo gritón en directo para mi gusto aunque con mejor calidad que los precedentes.





Llegó la hora de Mayron, el grupo más esperado de la noche aparentemente al ser el grupo local, con más fans y con mayor bombo y platillo. Se hicieron esperar pero allí surgieron Lolo, Davor & Cia para deleitar a toda la gente allí congregada que en ese momento estimamos en el máximo de la noche con unas 500 personas. Sus temas de rock potente, con alguna versión de Barón o Zeppelin hizo que sus vecinos y demás disfrutaran de una hora de rock y diversión mejorando en lo musical a los precedentes. Final apoteósico con su Lágrimas de Metal, el clásico de la banda que hace finalizar sus conciertos con momentos de gran rock´n´roll.





En cuarto lugar y con algo menos de gente aparecieron Cloed, grupo con componentes de diversas procedencias y del que nos enteramos que era el debut de su vocalista. Aparecieron con un altavoz en una silla del que salía la voz del vocalista, y con unas melodías de rock psicodélico que hizo girar la noche en un sentido de mayor calidad musical si cabía, a la vez de momentos de alucine con un batería (Óscar) que nos hizo imaginar alguien más grande allí montado.





Eran ya las 4 de la mañana cuando el grupo tocó a su fin, faltaba un grupo de Blues poco conocido para los ajenos al estilo (The Aguados Blues Band) y del que esperábamos calidad (serían los quintos y últimos del festival por algo), pero imaginamos un final tranquilo de festival y con poca gente dadas las horas. Pues bien, si la actuación comenzó con 200 incondicionales, una hora después habría 210, algo sorprendente para las horas que eran y el fresco que caía. Impresionante!!! en lo musical un 10, en la diversión un 10, en la calidad un 10. Tremenda banda, para no perdérsela. Conversamos allí con muchísimos de los presentes y todos con la boca abierta aplaudieron sin parar el grupo. Qué guitarrista/vocalista! impresionante, qué bajista, más impresionante aún, y menudo batería tocando entre el público incluido. Destacar el sorprendente "Rascachapas", un instrumento parecido a una tabla de fregar, que al parecer se usaba en el New Orleans de los 50, y, que, a decir verdad, sonaba impresionante, gran descubrimiento. Terminaron con un "En el autobús, nos vamos haciendo blues" que corearon durante largos minutos con el público. Público que también merece un 10 porque fue un festival para enmarcar del comportamiento de todos.

El Toboso, Don Quijote, La Mancha, Cervantes, Dulcinea, La Noria (gran restaurante!), el pisto manchego, el vino, el queso, ...y desde ya EL CEPORROCK. Esperamos ansiosos la segunda edición. Seguro que pocos de los presentes en la primera faltarán a la misma.

CRÓNICA: DAVID PIÑA
FOTOGRAFÍAS: ORGANIZACIÓN



Más imágenes:






Publicado por David Piña el 01 Sep 2006




COMENTARIOS

gigantemorgante @ 18 Jan 2011 06:28 pm
Muy grande la crónica¡¡




AÑADIR COMENTARIOS

Necesitas estar registrado e identificado para poder añadir comentarios.